Cruzar e-mails con los sindicatos no es suficiente para cumplir el trámite del periodo de consultas

No es posible negociar el periodo de consultas con los sindicatos mediante el cruce de correos electrónicos entre la empresa y los distintos sindicatos que componen la comisión negociadora en un proceso de modificación sustancial, incluso a pesar de que la normativa no exige ninguna formalidad concreta a la hora de llevar a cabo el periodo de consultas (sent. de la AN de 3.03.16, a la que ha tenido acceso Cart@ de Personal).

Una empresa estatal decidió llevar a cabo una modificación sustancial para eliminar el complemento de disponibilidad y modificar la distribución del tiempo de trabajo. Uno de los sindicatos mayoritarios interpuso una demanda de conflicto colectivo contra la empresa y contra el resto de los sindicatos participantes en la comisión negociadora para solicitar que se declarara nula la medida por haber incumplido el trámite del periodo de consultas y por no haber acreditado adecuadamente la causa.

La empresa argumentaba que cumplió escrupulosamente el periodo de consultas, puesto que hubo dos reuniones presenciales que se conjugaron con la comunicación electrónica (intercambio de e-mails) y que los representantes de los trabajadores dispusieron de la información necesaria. Además, la empresa alegaba que se habían llevado a cabo sin ningún problema distintas modificaciones sustanciales desde el año 2012 porque las necesidades del servicio iban variando cada año.

La Audiencia Nacional falla a favor del sindicato demandante y declara nula la modificación por incumplir el trámite de negociar de buena fe durante el periodo de consultas. En su sentencia, la AN determina que aunque para llevar a cabo una modificación sustancial no se exigen tantas formalidades ni tanta documentación como en el caso de un ERE, el periodo de consultas “no es un mero trámite preceptivo, sino una verdadera negociación colectiva entre la empresa y la representación de los trabajadores, tendente a conseguir un acuerdo”.

Y en este caso, y a pesar de que incluso el abogado del Estado defendió que el periodo de consultas había cumplido claramente los objetivos, puesto que se negoció de buena fe, la Audiencia Nacional entiende que “no se han cumplido las exigencias mínimas”. Y esto es así, razona la AN, porque la negociación en el periodo de consultas “debe realizarse necesariamente con la comisión negociadora, lo que choca frontalmente con la negociación virtual (intercambio de e-mails) impuesta por la empresa ya que la negociación se debe realizar de forma conjunta y simultánea entre la empresa y los sindicatos.

Y es que cruzar e-mails, concluye la Audiencia, “no puede considerarse propiamente negociación” y además, en este caso, los correos electrónicos enviados entre cada uno de los sindicatos y la empresa “no forman parte de la negociación en la comisión negociadora, puesto que los demás componentes de la misma no participaban en dichas comunicaciones ni se ha probado que las conocieran”. Por tanto, la medida es nula por vulneración del principio de buena fe en la negociación colectiva.

EL TEU COMENTARI